Aperol Spritz

Un Spritz de Aperol es un cóctel de aperitivo italiano que consiste en prosecco, Aperol y agua de soda. Es una bebida muy común en el norte de Italia.

El Aperol Spritz se hizo muy popular fuera de Italia alrededor de 2018 y fue clasificado como el noveno cóctel más vendido del mundo en 2019 por el sitio web de Drinks International .

La copa

El Aperol Spritz se sirve típicamente en una copa de vino. Una copa única, con una forma que se asemeja a la de la botella de Aperol puesta al revés, fue diseñada en 2016 por Luca Trazzi, un diseñador veneciano.

Receta y sugerencia de servicio

El Aperol Spritz se sirve en un vaso lleno de hielo. La bebida combina 3 partes de Prosecco seguidas de 2 partes de Aperol, coronadas con un chorro de agua con gas y adornadas con una rodaja de naranja.

Historia

El aperitivo italiano Aperol fue creado en Padua en 1919 por los hermanos Barbieri. La receta original supuestamente ha permanecido inalterada a lo largo del tiempo, pero no fue hasta los años 50 que el Aperol Spritz se convirtió en una alternativa popular a la habitual mezcla veneciana de vino blanco y soda.

En 2003 la marca Aperol fue adquirida por el Grupo Campari. El Grupo posicionó a Aperol Spritz como “la bebida perfecta para ocasiones sociales”, incrementando las ventas al cuádruple de los niveles de preadquisición.

En 2011, la empresa lanzó una versión de Aperol Spritz lista para ser consumida, que contenía sólo un 8% de alcohol. El objetivo era que el consumidor pudiera disfrutar de la bebida en su casa con el mínimo esfuerzo, simplemente añadiendo hielo y una rodaja de naranja.

El 29 de junio de 2012, Aperol Spritz se aventuró a obtener un récord mundial Guinness como “El mayor brindis de Aperol Spritz”. Más de 2.600 personas descendieron a la Piazza San Marco de Venecia y consiguieron el título. El 16 de abril de 2019, se anunció la celebración del centenario del Aperol en una conferencia de prensa en Padua.

En 2019, Rebekah Peppler escribió un polémico artículo en el New York Times, “The Aperol Spritz Is Not a Good Drink”, criticando el uso de prosecco de baja calidad, el sabor azucarado del aperol y la dilución del hielo al compararlo con un Capri Sun. Esto provocó una protesta, incluyendo un “Rally para el Aperol” en Brooklyn.