Irish coffee

El café irlandés (irlandés: caife Gaelach) es un cóctel que consiste en café caliente, whisky irlandés y azúcar, revuelto y cubierto con crema. El café se bebe a través de la crema.

Origen

Las diferentes variaciones de cócteles de café son anteriores al ya clásico café irlandés por lo menos en 100 años.

Desde mediados del siglo XIX, el Pharisäer y el Fiaker se servían en los cafés vieneses; ambos eran cócteles de café que se servían en vaso, cubiertos con crema batida. El primero era también conocido en el norte de Alemania y Dinamarca en esa época. Alrededor de 1900, la carta de cócteles de café de los cafés vieneses incluía también Kaisermelange, Maria Theresia, Biedermeier-Kaffee y un puñado de otras variaciones sobre el tema.

En la Francia del siglo XIX, la mezcla de café y licores se denominaba gloria.

– “Un rasgo de su carácter era pagar en general cinco francos por mes para la gloria que se le da al postre”. (Balzac, Le Père Goriot, 1834, I.)

– “Il aimait le gros cidre, les gigots saignants, les glorias longuement battus.” (Flaubert, Madame Bovary, 1857.)

Varios lugares afirman haber desarrollado la receta moderna en los años 50. Una de las versiones se atribuye a un tal Joe Sheridan, jefe de cocina del restaurante y cafetería del edificio de la terminal de botes voladores de la Base Aérea de Foynes, en el condado de Limerick. En 1942 o 1943 añadió whisky al café de algunos pasajeros que desembarcaban.

Stanton Delaplane, un escritor de viajes del San Francisco Chronicle, sostiene que trajo el café irlandés a los Estados Unidos después de beberlo en el aeropuerto de Shannon. Su versión es que trabajó con el Café Buena Vista de San Francisco para empezar a servirlo el 10 de noviembre de 1952, y que Sheridan posteriormente emigró para trabajar en el Café Buena Vista.

También se cuenta que el fabricante original del ahora infame café irlandés fue inventado por Joseph Jackson, del hotel de Jackson en el condado de Ballybofey en Donegal, quien mientras luchaba en la Segunda Guerra Mundial hizo la bebida en un esfuerzo por mantener a sus compañeros despiertos durante la noche bajo el ataque de los soldados alemanes. Después de la guerra trajo la bebida que inventó a Donegal, haciendo el primer Café Irlandés.

Preparación

Se vierte el whisky irlandés y al menos una cucharadita de azúcar sobre el café negro y se remueve hasta que se disuelva completamente. La crema espesa se vierte cuidadosamente sobre el dorso de una cuchara que inicialmente se mantiene justo sobre la superficie del café y gradualmente se eleva un poco hasta que toda la capa queda flotando.

Variaciones

En 1988, el Organismo Nacional de Normalización de Irlanda publicó la norma irlandesa I.S. 417: Café irlandés.

Aunque el whisky, el café y la crema son los ingredientes básicos de todo el café irlandés, existen variaciones en la preparación: la elección del café y los métodos utilizados para prepararlo difieren significativamente. Hoy en día es típico el uso de máquinas de espresso o de cafeteras totalmente automáticas: el café es un café americano (espresso diluido con agua caliente) o algún tipo de café de filtro, a menudo hecho con una cápsula de café.

La crema que se utiliza en algunos bares para hacer lo que se vende como “café irlandés” a veces se rocía desde una lata. Algunos camareros agitan suavemente la crema fresca para conseguir una capa suave en la parte superior del café.

En España, el café irlandés se sirve a veces con una capa de whisky en el fondo, una capa de café separada y una capa de crema en la parte superior; se venden dispositivos especiales para hacerlo.

Algunos bares del sudeste asiático sirven un cóctel de café helado y whisky, a veces sin crema, bajo el nombre de “café irlandés”.

Muchas bebidas de café caliente con una bebida alcohólica destilada y crema flotando en la parte superior -cafés licorosos- reciben nombres derivados del café irlandés, aunque los nombres no están normalizados. El café con crema irlandesa (también conocido como café Baileys) puede considerarse una variante del café irlandés, pero implica el uso de crema irlandesa como sustituto “premezclado” del whisky, la crema y el azúcar. Se esperaría que el café jamaicano se hiciera con ron; el café de las Tierras Altas, también llamado café gaélico, con whisky escocés; y así sucesivamente.