Stinger

Un Stinger es un cóctel dúo que se hace añadiendo crema de menta al brandy (aunque las recetas varían). Los orígenes del cóctel se remontan a los Estados Unidos en la década de 1890, y la bebida siguió siendo muy popular en América hasta la década de 1970. Se consideraba una bebida de la clase alta, y ha tenido un impacto cultural algo amplio.

Historia del cóctel

El Aguijón se originó alrededor de 1890. El cóctel puede haber sido derivado de The Judge, un cóctel hecho con brandy, crema de menta y jarabe simple que se encuentra en el libro de cócteles de William Schmidt de 1892 The Flowing Bowl. Fue inmediatamente popular en la ciudad de Nueva York, y rápidamente se conoció como una bebida de “sociedad” (es decir, sólo para las clases altas). Según el barman Jere Sullivan en su volumen de 1930 The Drinks of Yesteryear: A Mixology, el Aguijón siguió siendo un componente crítico del repertorio del barman hasta la Prohibición.

En un principio, el Aguijón no se consideraba un cóctel (es decir, una bebida que se sirve antes de la cena), sino un digestivo (bebida de sobremesa). En las décadas de 1910 y 1920, la “Hermione” del humorista Don Marqués (una sociedad ficticia de beneficencia) se negó a referirse al Aguijón como un cóctel, indicando su estatus en la sociedad de la clase alta. Sin embargo, con el tiempo, el Aguijón llegó a ser consumido como un cóctel.

El Aguijón era una bebida popular durante la prohibición americana, ya que la crema de menta podía enmascarar el sabor de los brandies de calidad inferior que había entonces. El Aguijón comenzó a perder el favor de los estadounidenses a finales de la década de 1970, y no era un cóctel muy conocido a principios del siglo XXI.

Receta

El Stinger es un cóctel dúo, ya que utiliza sólo dos ingredientes: un licor y una bebida alcohólica. La receta clásica del Stinger utiliza tres partes de brandy y una parte de crema de menta blanca. Sin embargo, las recetas del Stinger varían, y algunas recetas requieren partes iguales de brandy y crema de menta. Originalmente la mezcla se revolvía, aunque las recetas modernas exigen que se agita con hielo picado. Las primeras recetas requerían que el Stinger se sirviera directamente, pero desde el fin de la prohibición en los Estados Unidos se hizo más común que se sirviera sobre hielo picado.

El coñac, un tipo de brandy, fue identificado como la base del Aguijón ya en el suplemento de 1905 de William “Cocktail” Boothby a su libro de 1900, American Bar-Tender. En el siglo XXI, el coñac era el brandy más utilizado en las recetas del licor base del Stinger.

Las guías de cócteles recomiendan que se sirva en una copa de cóctel si se sirve solo, o en una copa con piedras si se sirve con hielo.

Variaciones

El Amaretto Stinger utiliza una proporción de 3 a 1 de amaretto a crema de menta blanca, mientras que un Irish Stinger utiliza partes iguales de licor de crema irlandesa y crema de menta blanca.

El Stinger mexicano sustituye el tequila por el brandy. Un “Vodka Stinger”, también conocido como White Spider, utiliza vodka en lugar de brandy.

Un cóctel White Way, que celebra el teatro de Broadway, es un Stinger hecho con ginebra en lugar de brandy.

Los mezcladores Oliver Said y James Mellgren citan un cóctel conocido como el Stinger Sour. Se hace con una proporción de 3 a 1 a 1 de bourbon, aguardiente de menta y jugo de limón. Este cóctel no es técnicamente un Stinger, ya que omite la crema de menta.

Impacto cultural

La popularidad del Aguijón en la ciudad de Nueva York fue tan grande que las leyendas urbanas atribuyeron la génesis del cóctel al famoso millonario Reginald Vanderbilt. Se decía además que el Stinger era el cóctel favorito de Vanderbilt, y él pasaba horas preparándolo para sus invitados.

La reputación del Aguijón como bebida de la alta sociedad llevó a su aparición en varias novelas famosas. James Bond y Tiffany Case tienen cada uno un Aguijón en la novela de 1956 de Ian Fleming Diamantes son para siempre. El espía Alec Leamas bebe Stingers en la novela de 1963 de John le Carré El espía que vino del frío.

El Vodka Stinger fue la bebida elegida por Joanne en la obra Compañía de Stephen Sondheim, con su convocatoria en la canción “The Ladies Who Lunch”.

La bebida también aparece en el primer episodio de la temporada 2007 de Mad Men, “Nixon v. Kennedy”, ambientada en 1960. El episodio presenta a Stingers hecho con ron Bacardi, ya que Bacardi fue un patrocinador de la serie.

El Aguijón fue ampliamente mencionado en las películas americanas. Dudley el ángel ordena una ronda de Stingers mientras almuerza con las damas de la iglesia en la película de 1947 La esposa del obispo. El Aguijón evolutivo (usado con crema de menta verde en vez de blanca) forma un punto de la trama en la película de 1948 El Gran Reloj, cuando George Stroud (Ray Milland) ordena uno y una mujer al azar en el bar (Rita Johnson) ya sabe su nombre. En la película de 1950 de Humphrey Bogart y Gloria Grahame In a Lonely Place, el exuberante amigo de Dix Steele, Charlie, pide un Stinger en el bar de Paul antes de la primera escena de la pelea. En la película High Society, de 1956, de Bing Crosby y Frank Sinatra, el mayordomo de Dexter-Haven ofrece Stingers en el almuerzo a aquellos que se excedieron en el consumo de champán durante la fiesta de la noche anterior. Cary Grant ordena nuevamente a Stingers (“y que sigan viniendo”) mientras trata de tolerar el balbuceo con cabeza vacía del personaje de Alice Kratzner (Jayne Mansfield) en la película cómica de 1957 Kiss Them for Me. El Sr. Dobitsch (Ray Walston) instruye a su pareja de Marilyn Monroe (Joyce Jameson) en la película de 1960 The Apartment para que no derrame los vasos de Stingers que ella sostiene al salir de su taxi y entrar en el apartamento de C.C. Baxter (Jack Lemmon) por la noche para una cita. En la película Shampoo de 1975 de Warren Beatty, en la escena de la cena del Partido Republicano, Goldie Hawn dice: “Tendré un aguijón”. A lo que Tony Bill responde, “¿Antes de la cena?”.  Roddy McDowall ofrece a Ruth Gordon un aguijón en la película de 1966 Lord Love a Duck, afirmando que la bebida se llama así porque “quita el aguijón”.